domingo, 6 de abril de 2008

muy en blanco


Salir de casa a 21 º, manga corta, calor, un sol más que primaveral parecía lo ideal. La tele había anunciado bajada de temperaturas, cielos nublados, y me hacía ilusión pero ya se sabe no siempre lo que deseas lo obtienes así que resignada me puse las gafas de sol y fijé la vista en el horizonte. El coche avanzaba y se empezó a oscurecer el ambiente, a la llegada llovía tímidamente pero lo hizo sin descanso, pensé que después de todo se habían cumplido las predicciones, suele suceder que cuando no lo esperas es cuando pasa, pensé mientras miraba por la ventana en la comida. De repente me quedé helada, no podía creer lo que estaba viendo, algo tan usual para mucha gente pero…era mi primera vez…..vi caer los copos de nieve uno tras otro, lentamente…y lloré

4 comentarios:

Babilonio dijo...

Las pimeras veces siempre son emocionantes...conserva siempre esa emoción muy dentro de ti.
Beso

ice dijo...

las primeras veces no son las reales, sino la forma como vives, como decides vivir lo que te sucede....puede revivirse todo como un primera vez

Guido dijo...

...y depende de la importancia de la persona que tengas a tu lado en ese momento..

ice dijo...

Es cierto todo se puede magnificar depende de la spersona que te acompañe, de la situación....de tantas cosas a veces!!!!

(gracias por tu aportacion Guido ;))