lunes, 3 de noviembre de 2008

la sonrisa del domingo

No me puedo quejar, más bien hoy es un día alegre. Hoy hice cosas normales, con la normalidad de una persona feliz.
¿Qué tiene de especial poner lavadoras, hacer la comida, leer el periodico, comentar noticias, dormir una plácida siesta, ayudar a la peke con los deberes...? Quizá esa sensación rutinaria de normalidad.
Creo en la felicidad conseguida a base de pequeñas e insignificantes cosas, no me hace falta que me bajen la luna, me conformo con poder verla y disfrutarla cada noche sentada en mi hamaca con un limonchelo en una mano y en la otra la calidez de otra mano que me reconforta, el corazon tranquilo y la seguridad de que hoy hice lo que debía/podía/quería hacer.


Satisfacción con una misma, eso es el resumen de la felicidad.






.

2 comentarios:

febroso maldini dijo...

:)

La Perra de Kenia dijo...

Ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole ole
:)